Vida Sacerdotal - Información para sacerdotes

Ladislao (en polaco: Wladislaw) Bukowinski nació el 22 de diciembre de 1904 en Berdichev, ciudad que entonces pertenecía a la Ucrania del Imperio ruso, y era étnicamente polaco. Su localidad fue territorio polaco después de la I Guerra Mundial. El lugar tenía mucha población de origen judío, además de rusos, polacos y ucranianos, y protagoniza el relato “En la ciudad de Berdichev”, del popular escritor Vasili Grossman, que inspiró la película La Comisaria de Aleksandr Askoldov.

Siendo él adolescente, y habiendo ya muerto su madre, la familia huyó de Berdichev escapando de la invasión bolchevique de 1918. Se establecieron en un pueblecito entre Cracovia y Lublin llamado Swiecica. Participaba en círculos estudiantiles de apoyo a jóvenes refugiados llegados de Polonia oriental.

29 misioneros fueron asesinados en todo el mundo en 2019La Agencia Fides, órgano de información de las Obras Misionales Pontificias, publicó su tradicional balance anual del número de misioneros asesinados en el mundo. En 2019, se calcula que 29 misioneros dieron la vida y la agencia alertó sobre una "globalización de la violencia" al registrarse casos en casi todos los continentes.

"Usamos el término 'misionero' para todos los bautizados, conscientes de que 'en virtud del Bautismo recibido, cada miembro del Pueblo de Dios se convierte en discípulo misionero. Cada persona bautizada, sea cual sea su función en la Iglesia o conocimiento de la fe, es un sujeto activo de evangelización'", aclaró el reporte, que además evita calificar a las víctimas como mártires en espera del posible reconocimiento de la Iglesia, por cuanto varios de los misioneros podrían llegar posteriormente a los altares.

Reproducimos una conferencia de Mons. Javier Echevarría, Obispo prelado del Opus Dei, pronunciada en 2009, con motivo del aniversario de la ordenación sacerdotal de San Josemaría Escrivá de Balaguer (28 de marzo de 1925).

Sumario
1. «Todos los sacerdotes somos Cristo». Eucaristía e identificación con Cristo.
2. «Yo le presto al Señor mi voz». Familiaridad con la Palabra y disponibilidad para las almas.
3. «Yo le presto al Señor mis manos». Amor a la liturgia y obediencia a la Iglesia.
4. «Yo le presto al Señor mi cuerpo y mi alma: le doy todo». Sacerdote cien por cien.

Hacer presente a Dios en todas las actividades humanas es el gran desafío de los cristianos en un mundo secularizado, y es la tarea que San Josemaría recordó a miles de personas –sacerdotes y laicos– durante su vida. Su mensaje puede resumirse en pocas palabras: santidad personal en medio del mundo.

El sacerdote es mediador entre Dios y los hombres. Un mediador es aquel que está entre dos partes para relacionarlas.

“La misión del sacerdocio es la de ser mediador, puente que une, y así llevar al hombre a Dios, a su redención, a su luz verdadera, a su vida verdadera”: Papa Benedicto, “Lectio divina” del Papa con los sacerdotes de Roma, 23 de febrero de 2010.

Ofrecemos la conferencia del Beato Alvaro del Portillo, Prelado del Opus Dei, Gran Canciller de la Universidad de Navarra, el 19 de abril de 1990, en la clausura del XI Simposio Internacional organizado por la Facultad de Teología de esa universidad (1990). La versión que ofrecemos procede de la página oficial de la Congregación para el Clero.

Bajo el título Sacerdotes para una nueva evangelización, las presentes consideraciones hacen directa referencia a la nueva empresa evangelizadora —nueva y a la vez vieja, porque comenzó en Cristo hace veinte siglos— que los tiempos reclaman y a la que el Santo Padre Juan Pablo II nos impulsa1. Tenemos todos bien patente que el Concilio Vaticano II asoció a la causa de la renovación de la Iglesia toda su enseñanza, y en particular los Decretos sobre el ministerio y la vida de los presbíteros, y sobre la formación sacerdotal2.

Video destacado

Vida Sacerdotal - Información para sacerdotes  Avisos legales