Vida Sacerdotal - Información para sacerdotes

Basílica de San Juan de Letrán
Jueves, 7 de marzo de 2019

Meditación del Santo Padre

Buenos días a todos vosotros:

Siempre es agradable reunirse aquí cada año al comienzo de la Cuaresma, para esta liturgia del perdón de Dios. Es bueno para nosotros, -¡es bueno para mí también! – y siento una gran paz en mi corazón, ahora que cada uno de nosotros ha recibido la misericordia de Dios y la ha dado a otros, hermanos suyos. Vivamos este momento por lo que realmente es, como una gracia extraordinaria, un milagro permanente de la ternura divina, en el que una vez más la Reconciliación de Dios, hermana del Bautismo, nos conmueve, nos lava con lágrimas, nos regenera, nos devuelve la belleza original.

Persecución a la Iglesia católicaNi una furtiva lágrima se nos cae cuando contemplamos las estadísticas horripilantes de guerras y desastres. Las desdichas de desconocidos resultan soportables. Todos los días veo periódicos llenos de reportajes de injusticias: de crímenes sin castigos o castigos con venganza; de desigualdades desenfrenadas en la sociedad y fraudes en la vida política y económica; de niños que mueren por hambre o crueldad; de trabajadores arruinados por empleadores despiadados;de odio entre vecinos;de insensibilidad burocrática;de la miseria de los pobres de la tierra, condenados a una especie de esclavitud por la imposibilidad de disponer libremente de su mano de obra. Paso un momento indignado. Luego vuelvo a mi rutina egoísta y complaciente.

Es cuando un caso de injusticia surge contra un amigo o un conocido que todas esas otras injusticias se entienden, de golpe, como las salvajadas que son. En Australia se acaba de condenar al cardenal George Pell, a quien se suele calificar como número tres de la jerarquía del Vaticano, por abusos sexuales cometidos en 1996. Si este hombre -persona cabal que sé que es devoto y honrado- es culpable, renuncio para siempre a fiarme de mi capacidad para conocer a un ser humano. Le traté hace muchos años cuando estuve en Australia para dar unas conferencias y después en una serie de jornadas de estudio en Boston y Melbourne a finales de los años 90 y principios del nuevo milenio. Debo admitir un interés personal, ya que el cardenal me ayudó mucho difundiendo una teoría o más bien un concepto mío: la herejía del pato Donald, un aspecto del excepcionalismo estadounidense según el cual los ciudadanos suelen pensar, en cualquier conflicto internacional, que son ellos los buenos y rectos y que los demás están equivocados. Donald, en su vida personal, sufre las consecuencias -cólera y frustración- de esa misma actitud arrogante de confianza en su propia superioridad moral. Otro Donald, el que ahora habita la Casa Blanca, muestra la misma falta de conciencia de sí mismo. Claro que para llevar una vida auténticamente feliz hay que seguir los consejos de Séneca y de Jesucristo: debemos tener en cuenta la posibilidad de que el otro es el que tiene razón, y examinar nuestras ideas con un esfuerzo hacia la crítica rigurosa y la más pura objetividad.

El Papa anuncia normas universales para acabar con la «monstruosidad» del abuso de menores en la IglesiaAl término de la primera cumbre de los 114 presidentes de conferencias episcopales, convocada para combatir los abusos sexuales en la Iglesia, el Papa Francisco ha anunciado el domingo ocho líneas normativas que llevarán a erradicarlos pues «esa monstruosidad es todavía más escandalosa en la Iglesia» ya que sus ministros «se convierten en instrumentos de Satanás».

En su largo discurso, pronunciado justo después de la misa final, el Papa ha advertido que «si en la Iglesia se descubre incluso un solo caso de abuso -que representa ya en si mismo una monstruosidad-, ese caso será afrontado con la mayor seriedad».

Terrorismo islámico y curas pedófilosEn Bélgica se ha armado estos días un escándalo a cuenta de una fiesta escolar. Al parecer, es costumbre que los alumnos del último año de secundaria, los que terminan los estudios, celebren que solo quedan 100 días para el fin de las clases. En esta escuela lo que hicieron fue una parodia del islam. El escándalo ha surgido porque en los videos aparecen varios chicos usando cinturones de explosivos falsos. Rápidamente han levantado su voz muchos medios contra la dirección de esa escuela (católica, hay que decirlo) que permite relacionar el islam con el terrorismo.

Es cierto que la inmensa mayoría de los musulmanes deploran el terrorismo y viven su fe de modo totalmente pacífico y son ciudadanos honrados en los países en los que viven, también en Europa a donde han ido muchos millones a vivir. Los terroristas son muy pocos, pero lamentablemente manchan a todos los musulmanes. Comprendo que los medios procuren distinguir entre musulmanes terroristas y la inmensa mayoría que son pacíficos.

Iglesia y pederastiaAparecen estos días en los medios algunas noticias sobre casos de pederastia en la Iglesia en Cataluña. Y creo que cuando se habla de este tema hay que tener en cuenta dos factores:

1.- No es algo que esté tan extendido como dan a entender los medios. En realidad, el abuso a menores es mucho más común en el ámbito familiar, donde se da el mayor número de víctimas y también en el ámbito escolar. Y no por ello el común de los mortales piensa que las escuelas o las familias son nidos de corrupción.

Artículos relacionados

Video destacado

Vida Sacerdotal - Información para sacerdotes  Avisos legales