Entrevista al Cardenal Mauro Piacenza sobre la nota acerca del secreto en las confesiones

el . Publicado en Noticias de 2019

Entrevista al Cardenal Mauro Piacenza sobre la nota acerca del secreto en las confesionesEntrevista que el Cardenal Mauro Piacenza, Penitenciario Mayor de la Iglesia, concedió a Vatican News, con motivo de la reciente Nota sobre el secreto sacramental en las confesiones.

R. - Desde hace algún tiempo se hacen discursos, en ciertos círculos, acerca de si el confesor no puede o ni siquiera tiene el deber -en caso de recibir ciertas acusaciones del penitente- de denunciar o forzar al propio penitente a denunciarse a sí mismo, para poder darle la absolución. Ahora, aquí estamos en un fuero sacramental y en un fuero sacramental no puede haber ninguna concesión, porque el sacerdote no es el maestro de la confesión, sino que actúa en nombre de Dios: nadie puede jamás absolver de los pecados, sino que es sólo Dios quien absuelve.

Por lo tanto, es una gracia que se da y que desciende directamente del valor de la Preciosísima Sangre del Crucificado, en su inmensa misericordia hacia todos los pecadores. Esto, sin embargo, no quita gravedad a ciertos hechos. Además, en la confesión hay también deberes graves por parte del penitente, porque el penitente debe estar verdaderamente arrepentido del asunto del que se confiesa, debe tener la firme intención de no repetir más el crimen o pecado que ha cometido. Y luego, por supuesto, siempre existe, en la conversación entre el confesor y el penitente, todo un discurso de acompañamiento.

¿El contexto al que se refiere también se refiere a casos de abuso sexual de niños y personas vulnerables por parte de miembros del clero?

R. - También, por supuesto. Pero aquí se habla de la Confesión -no de otras censuras u otras cosas- del fuero interno, es decir, de la confesión de ciertos pecados que también son delitos graves: si hay confesión, caen bajo un sigilo sacramental que es absolutamente inviolable para todos.

Ha mencionado usted un cierto prejuicio negativo contra la Iglesia Católica. ¿Le gustaría que la Iglesia se conformara a las órdenes civiles de los Estados en ciertos asuntos?

R. - A veces sí, se siente un poco de pretensión injustificable de que en algún asunto la Iglesia vendrá a homologar su propio ordenamiento jurídico a los ordenamientos civiles de los Estados en los que actúa, se encuentra viva, como si esa fuera la única garantía de corrección y rectitud. Pero la Iglesia tiene en sí misma la posibilidad de tener toda la corrección y rectitud posibles e imaginables. Esto no afecta, por supuesto, al hecho de que el Estado proceda a su manera: es lógico, nos perderíamos cualquier otra cosa. Y hay que colaborar, pero en todo lo que no es fuero interno.

La Nota se centra en la inviolabilidad absoluta del sigilo sacramental, sobre el que el Papa Francisco también se expresó en la audiencia que concedió a los participantes en el Curso. En particular, ¿qué se dice?

R. - No asumir una mentalidad relativista respecto al sigilo sacramental, haciendo referencia de nuevo a la base teológica y, por tanto, al hecho mismo de que la gente que absuelve es Dios mismo. Por lo tanto, el sigilo sacramental y la confidencialidad inherente al fuero interno, que es también sacramental, son elementos a tener en cuenta y a los que los confesores sobre todo deben referirse continuamente.

También se menciona el "fuero interno extra-sacramental" y la "dirección espiritual". ¿De qué se trata?

R. - Por ejemplo, la dirección espiritual, o la guía de las almas hacia el discernimiento, para saber lo que Dios quiere de un alma: esto es una conversación y por lo tanto no es parte de ella, no es un sacramento obviamente. Se acude a un sacerdote, se le pide consejo y, en este sentido, no es seguro que deba ser necesariamente sólo un sacerdote, puede ser una persona de la que se tenga una profunda estima en términos de santidad de vida, corrección de comportamiento, caridad. Por lo tanto, se trata de un área secreta pero extra-sacramental, por lo que no está sujeta a la misma disciplina que el sigilo, sino que requiere una confidencialidad especial.

Por tanto, ¿qué objetivo quiere alcanzar la Nota?

R. - Revisar la claridad de las ideas para todos aquellos que son ministros del Sacramento de la Confesión y alertar a aquellos que han abierto algunas lagunas en este punto. Y para dar cada vez más confianza, incluso en este tiempo, a los penitentes que vienen a confesarse y a las personas que vienen a abrir sus mentes a los consejos. Y así, en definitiva, ayudar a la causa del sacrificio de Cristo que vino para quitar los pecados del mundo.

Fuente: Vatican News, servicio del 1 de julio de 2019

También le interesará:
Penitenciaría Apostólica:
fuero interno e inviolabilidad del sigilo sacramental

 

Video destacado

Vida Sacerdotal - Información para sacerdotes  Avisos legales